Ficha técnica
Tapa     Abeto alemán
Mastil     Cedro
Ancho Cejuela     51 mm
Aros y Fondo     Ciprés español
Barnizado     Goma laca
Escala     655 mm


Disponible
Guitarra SANTOS HERNANDEZ - 1922
 
Guitarra original del mítico luthier Santos Hernández (1874-1943) que junto a Antonio de Torres y Hermann Hauser I conforman el elenco de legendario de constructores que han escrito algunas de las páginas más gloriosas de la guitarra española.
 
Santos Hernández adquirió renombre y reputación mundial cuando se conoció que fue el constructor de la guitarra Manuel Ramirez de 1912, que fue propiedad de Andrés Segovia.
 
Santos Hernández es sin duda alguna uno de los más grandes luthiers españoles del Siglo XX. Este artesano madrileño, construyó también la guitarra de Regino Sáez de la Maza con la que el guitarrista burgalés estrenó  el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo en el Palau de la Música de Barcelona el 9 de noviembre de 1940.
 
En 1921, el luthier madrileño dejó de trabajar en la guitarrería de Manuel Ramírez y abrió su propio negocio en la calle de la Aduana, 27 de Madrid. Este taller fue el punto de encuentro del mundo de la guitarra madrileña en las décadas de los veinte y treinta a través de una tertulia a la que asistieron muchos guitarristas clásicos como Miguel Llobet, Andrés Segovia o Daniel Fortea, y guitarristas flamencos como Ramón Montoya, Sabicas o Luis Molina, así como múltiples aficionados y músicos.
 
En concreto esta guitarra del año 1922 construida con maderas de abeto para la tapa y excelente ciprés español para aros y fondo se encuentra en un estado de conservación extraordinario. Resulta casi imposible encontrar una guitarra de esta antiguedad en tan buen estado. La guitarra conserva todas sus partes originales y no ha sido sometida a ningún arreglo ni restauración.
 
Solo con coger esta guitarra uno siente fluir toda la historia dorada de la guitarra entre las manos. Su evocador sonido, su belleza tonal y su hondura, nos traslada a otra época, a un tiempo donde el sonido lo era todo y lo superfluo carecía de sentido y lugar.
 
Y qué fácil de tocar nos resulta, y nos preguntamos ¿por qué ahora, en la actualidad, las guitarras han evolucionado a peor?
Esta guitarra se toca sola, es cómoda, fácil de tocar, ligera, con gran sonido, ¿por qué no se hacen ahora las guitarras así?.. bastaría con replicarlas... pero no serían igual, maestros como Santos Hernández ya no quedan.
 
¡Histórica, irrepetible!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar